Mudan Massage in Burgos

Los alimentos de verano dentro de la medicina tradicional china



2019-06-24 por Mudán Burgos

Los alimentos de verano dentro de la medicina tradicional china

Dentro de la medicina tradicional china, el verano es una época muy importante debido a que en dicho período dedica un especial cuidado al corazón y al intestino delgado. Por esta razón, este tipo de cuidado ha dedicado siglos de observación en la

Una de las cosas que suele decir esta ciencia es que durante el verano, época de profundo calor, se necesitan más líquidos y menos comida. Dicho de otra manera, las comidas en esta estación deben ser más ligeras y en la medida que sea posible se debe elevar el consumo de alimentos frescos. Adicionalmente se recomienda que estos posean color y las raciones deben contener menos cantidad.

Este tipo de alimentación permitirá, en un principio, un estado de calma interior. Adicionalmente, permitirá a la persona estar alegre lo cual generará la calidez, el amor y la simpatía. Por otro lado, estos alimentos pueden estar relacionados con actitudes hiperactivas, deseos de conversación, fogosidad, pasión y emotividad.

Cuando comienza el verano y qué alimentos se deben comer

De acuerdo con diversos estudios científicos, el verano comienza oficialmente con el llamado solsticio el 21 de junio. Ese día representa el de mayor esplendor para el planeta, los seres vivos se encuentran en su mejor forma y se recomienda aprovechar al máximo la energía para establecer diversos programas de cuidado y sanación.

Las razones por las que esta época del año es la mejor para los diversos tratamientos son diversas. No obstante los practicantes de la medicina tradicional china estiman que se deben realizar terapias que se relacionen con la circulación sanguínea debido a que el corazón se encarga de nutrir el sistema.

Durante esta época es recomendable tomar alimentos de naturaleza fría, fresca y neutra. Entre esos productos se recomiendan las sandías, melón, albaricoque, ciruela, pepino, remolacha, piel de limón, entre otros.

De igual manera es prudente la ingesta de infusiones de plantas que favorecen la circulación como el té verde, te negro, la menta, diente de león, genciana, vid roja, entre otras.